Job Shadowing Suecia (2 semanas)

Job Shadowing Suecia (2 semanas)

Enrique Salguero

Profesor de Secundaria y Bachillerato de Educación Física

Tutor de 4º ESO B

Diario de mi estancia en Luleå ( Suecia). «Välkommen till norden».

Antes de comenzar a escribir este diario me gustaría contaros porqué decidí tomar parte en este proyecto y porqué elegí Suecia como destino. A la primera pregunta se responde explicando lo que creo que debe ser un profesor de secundaria y bachillerato hoy en día. Más allá de tus conocimientos y como sepas inculcarlos en tus alumnos, el proceso de enseñanza esta cambiando y evolucionando a un ritmo que casi se nos escapa de las manos. Nuestros alumnos demandan la información por unos canales de comunicación completamente nuevos a la enseñanza clásica y sus cerebros acostumbrados a obtener lo que necesitan en segundos no entienden un proceso de aprendizaje lento y monótono. Por suerte tengo la suerte de trabajar en un centro donde nos empujan a innovar, investigar y probar las nuevas técnicas de enseñanza que hacen que este proceso de enseñanza y aprendizaje sea novedoso para nuestro alumnado y su aprendizaje sea más significativo y adecuado a los nuevos tiempos.

Por estas razones decidí venir a Suecia. Un país donde este proceso de enseñanza y aprendizaje parece que se acerca más a los intereses del alumnado que en nuestro país. Además gracias a nuestra colaboración y estrecha relación con el Colegio Sueco de Fuengirola, entramos en contacto con un centro de Luleå, pequeña ciudad al norte de Suecia, que en seguida se mostraron encantados de colaborar con nosotros. En este centro tienen como filosofía reducir las diferencias de estatus entre profesores y alumnos, realizando un aprendizaje natural entre iguales con una estrecha relación. Este fue uno de los principales motivos que me empujó a venir al Nya Läroverket de Luleå, observar y entender, además de técnicas didácticas y procesos de evaluación, esta relación entre profesores y alumnos basada sobre todo en el respeto.

Dia 1.

Como todo viaje matutino en avión esta historia comienza con un madrugón. Viernes 4:30 am empieza a sonar el despertador. Allá que te plantas en el aeropuerto a las 5:15 am pensando que vas a estar tú y el currito de turno del Starbucks. Nada más lejos de la realidad, calle Larios en plena feria se queda en nada comparado con el «viaje» de personas, nunca mejor dicho, que por allí pululaban. Con éxito sin precedentes consigo imprimir mi billete, colocar la etiqueta en la maleta y que me la facturen sin mirar el peso. Sí, como todo hijo de vecino mi maleta pesaba más de lo permitido. No es mi culpa, que hagan maletas donde quepan solo 20 kg de ropa y no 25, que nos emocionamos metiendo ropa pensando que nos va a pillar el Apocalipsis en versión nórdica y cuando te das cuentas tienes a tu señora diciéndote que ¡donde vas con todo eso que solo vas a estar dos semanas!. Un beso cariño Jag älskar dig.

Después de dos vuelos y un paseito por el aeropuerto de Estocolmo aterrizo en Luleå. Como se aprecia en la foto el clima acompañaba a pensar en dicho apocalipsis y yo acordándome de toda la ropa que había tenido que sacar de la maleta.

En el aeropuerto me recogió Peter, uno de mis anfitriones y director principal del colegio. Fuimos rápidamente al cole a conocer al profesorado y a reencontrarme con Mariana, directora de mi cole que estaba terminando su Erasmus.

A continuación fui a conocer a Janne y Meta, una entrañable pareja que habían aceptado acogerme en su casa para pasar estas dos semanas. De ellos hablaré más adelante. Una vez instalado fui a dar una vuelta de reconocimiento por el centro de la ciudad y a la cama prontito que al día siguiente esperaba una jornada intensa de visitas y excursiones.

PD: añado que mi preciada hermana fue la encargada de llevarme al aeropuerto y levantarse a las 4:30 am y prometo que no he recibido amenazas de ningún tipo para añadir este comentario.

Viernes 23 de Agosto

Gammelstad Kyrka

Gammelstad Hus

Storforsen

Tipi Sami

Círculo Polar

Día 2.

Sábado 7:00 am, que bien viven los profesores y maestros pero aquí estamos un sábado en pie a las 7. Algo que debería estar prohibido y solo permitirse para hacerle el biberón a tus hijos o ir a jugar una ronda de golf. Pero en esta ocasión merecía la pena. Pernilla, la profe de español del colegio, había preparado para Mariana una jornada de excursión de despedida ya que se marcha mañana domingo.

Pernilla me recogió a las 8:00 am y fuimos a recoger a Mariana y a sus hijas Cristina y Virginia. Nuestra primera parada fue Gammelstad, ciudad vieja, lugar donde se fundó la ciudad de Luleå. Es curioso saber que hace 150 años lo que actualmente es la ciudad de Luleå se encontraba inundada bajo las aguas del Báltico. Allí lo que más te llama la atención son sus pequeñas casas, donde sigue viviendo gente, y su iglesia de piedra tan diferente a lo que estamos acostumbrados como bonita.

Nuestro viaje continua en dirección noroeste hacia Storforsen, que vendría a ser al castellano rápidos grandes, y tan grandes. Es una pena que en la foto no se aprecie la fuerza que lleva el agua. Es impresionante. Hay un sendero que sube pegado a los rápidos hasta el curso alto del río. Es un paseo muy recomendable si alguna vez os encontráis por la zona. Tras el agradable paseo nos dirigimos hacia el norte a la localidad de Jokkmokk, situada ya en lo que se considera la Laponia sueca. En esta ciudad encontramos un museo dedicado a la cultura Sami. Para quien no lo sepa los samis viven en el norte de Finlandia, Suecia y Noruega. Son una tribu nómada que aún mantiene sus costumbres y rutinas de vida aunque en unas condiciones de vida más favorables. Solían vivir en «tipis» y su principal actividad estaba basada en el pastoreo de los renos. Actualmente la gran mayoría de los renos que encuentras en libertad en Suecia y Finlandia pertenecen a alguien por lo que se prohibe su caza.

Tras la visita decidimos comer en el propio museo antes de que nuestra guía y compañera Pernilla muriera de inanición. Pero claro a unas horas españolas de almorzar te encuentras que los visitantes del museo se habían comido toda la comida del menú y te tienes que buscar la vida en otro restaurante. Parece trágico hablar de buscarse la vida en otro restaurante pero cuando llegas a uno que no tienen buen aspecto y está medio vacío, lo descartas y llegas a otro donde no solo está vacío y su aspecto es muy cuestionable sanitariamente hablando sino que su dueño sale a interpelarte en la calle casi rogándote que entres a comer, huyes despavorido al primero que vistes que ya no te parece tan malo. Tras la comida retomamos el camino de vuelta, haciéndolo por otro camino que nos llevaría a un punto muy interesante. Un lugar en la carretera donde corta el circulo polar ártico. Esta línea marca el punto más al sur donde es posible ver el sol de medianoche. Añado foto explicativa para no inventarme nada.

Ya de vuelta en Luleå y tras despedirme de Mariana que ya vuelve a casa, me encomendé en una misión super importante. Encontrar un sportbar en la ciudad donde poder ver el fútbol. Con el mayor de los éxitos en mi misión, volví a casa en un agradable paseo nocturno de 15 minutos ya que tengo la suerte de vivir entre el colegio y el centro todo a tiro de piedra.

Sábado 24 de Agosto

Barcos rompe hielos.

Bahía de Luleå

Una grua

Iglesia de Luleå

Parque

La casa donde vivo

Cartel de la entrada a la casa:»mantener la puerta cerrada para mantener los zorros fuera»…

…Y ellas super agradecidas

Día 3.

Hoy domingo el día se preveía entretenido. Iba a pasarlo con Peter, el director del colegio, revisando el material que debía llevar a una excursión muy especial que haremos el martes de la que os hablaré mañana. Pero por motivos logísticos hemos tenido que cancelar nuestro encuentro dejándolo para mañana. Así que aproveché para caminar un poco más por la ciudad, sacar algunas fotos, comer fuera, comprar algunas cosas y volver a casa para cenar con mi familia de acogida. Hoy tenían visita, un par de amigos y la hija de Meta, Britta, que vive muy cerca. Comparto algunas fotos de mi visita pero este día que no ha dado para más lo aprovecho para hablaros un poco más de Janne y Meta. Cuando estaba buscando con ayuda de Mattias, director del colegio sueco de Fuengirola, y Peter un sitio para vivir en Luleå, no terminábamos de encontrarlo, teníamos muchas opciones pero ninguna se terminaba de concretar. Hasta el punto de que me veía viviendo las dos semanas en un hotel, lo cual desde el punto de vista de la comodidad era perfecto pero ni mucho menos desde el punto de vista económico ni sobre todo social. Hablando con mis familiares habíamos decidido que vivir con una familia local sería muy interesante para que la inmersión cultural fuera más completa y pudiera mejorar y practicar mi sueco. Finalmente recibí una llamada de Peter que había encontrado una familia de acogida para mi.

Aquí es donde empieza el puñetazo de realidad en toda mi cara . Esta pareja de profesores jubilados, ambos con hijos de parejas anteriores, se ha dedicado durante años a irse a la estación de tren con mantas, agua y comida cuando sabían que podrían venir refugiados de Afghanistan para recibirlos y ofrecerles un sitio donde vivir. Siempre menores de edad. En ocasiones durante meses pero también durante años. Ahora mismo con nosotros vive un chico de 20 años, Mossa, que llego con 17 años sin saber leer ni escribir y que hoy en día gracias al esfuerzo de esta pareja no solo habla perfectamente sueco sino que ha aprendido a leer y escribir y ha conseguido un trabajo. Este tipo de inmigrantes reciben un visado permanente de residencia que les permite entrar y salir de Suecia sin ningún problema.

Durante toda la tarde antes de la cena he conocido a varios chicos que en algún momento han vivido aquí, ahora mismo se valen por si mismos y simplemente venían a saludar y tener pequeños detalles con Janne y Meta. Lo que más me ha llamado la atención es el respeto y agradecimiento que se percibía en sus ojos cuando los miraban. Uno de ellos había estado recolectando arándanos y les traía una bolsa simplemente. Ha venido solo para eso.

La sencillez y solidaridad de esta entrañable pareja te rompe los esquemas y haces que te plantees muchas cosas que tu considerabas esenciales y primordiales en tu vida.

Otro de los golpes emocionales que he recibido hoy ha sido conocer a Britta, una de las hijas de Meta. Britta ha venido en su silla de ruedas eléctrica. Con cierta movilidad en algunas partes de su cuerpo, lo primero que piensas es que en algún momento sufrió algún tipo de infarto cerebral, pero cuando te cuenta que con 17 años cuando volvía a casa del colegio en su bicicleta, un coche se la llevó por delante dejándola dos meses en coma y con medio cuerpo completamente paralizado y sin posibilidad alguna de mejorar esta movilidad, el alma se te cae al suelo. Pero cuando te inunda de felicidad, te cuenta las cosas que le hacen feliz y como es capaz de llevar su situación no puedes más que pensar en las cosas realmente importantes de la vida y darle gracias al Dios que sea por las personas que me rodean.

Desgraciadamente no tengo fotos aún de ellos pero prometo presentároslos pronto.

Domingo 25 de Agosto.

Primer día de clase

Dispositivo para amplificar la voz del profesor, recogida en esos aparatos microfónicos, para que una chica con problemas auditivos severos pueda recibir la señal que recoge el micrófono amplificada solo en su oido sin que los profesores tengan que gritar. Los alumnos también disponen de un micrófono en clase para cuando intervengan en clase esta chica pueda oírlos.

Janne y Meta

Preparando el equipo

Anna y su familia

Vuelta a casa.

Día 4.

Lunes, primer día de colegio para mi. A pesar de no tener que madrugar mucho porque vivo muy cerca del cole, el sol me despierta a las 5 de la mañana radiante colándose por mi ventana. Sensación agridulce. Por un lado no esta lloviendo pero por otro lado que demonios hace el sol brillando así a esta hora! Afortunadamente no suele tener problemas para dormir de nuevo, incluso tengo que poner 5 veces el despertador para no quedarme dormido. Mi primer día en el cole ha ido super bien. He estado casi todo el día con Kicki. En realidad su nombre es Kristina pero la llama todo el mundo Kicki, os podéis imaginar la carcajada general cuando me presentaba a todos los alumnos en cada clase, Kicki y Kike. Para la mayoría de los alumnos hoy era su primera clase de educación física por lo que la profe ha hecho la presentación de la asignatura. Tengo que comentaros que aquí en Suecia los profesores tienen menos horas de clase a la semana pero tienen más horas de permanencia en el centro. Todos están al 100%. En el caso de Kicki, tiene unas 14 horas de clase y el resto lo tiene libre para preparar las clases, ayudar a alumnos de su tutoría… todo en el centro. En total tienen que estar 35 horas a la semana en el centro. Se me ha olvidado deciros que la primera hora de hoy asistí a una reunión de equipo docente que tiene lugar todos los lunes a las 8:00 donde solo tratan problemas de los alumnos.

A mediodía acompañe a un grupo de profesores que fueron a comprar comida para nuestro viaje de mañana. Después comí en el colegio, comida bastante buena he de admitir y a última hora asistí a clase de Pernilla de español para alumnos de 7º grado (2º de ESO).

Durante el día también tuve tiempo de intercambiar información con mi colega sobre los contenidos de educación física aquí y en España, métodos de evaluación, criterios, rúbricas… pero de ese tema hablaré más delante.

Ahora es el momento de hablar de mi viaje de mañana. Tengo la suerte de coincidir en el tiempo con un viaje que realizan cada año los alumnos de 9º a las montañas al norte de Suecia, muy cerca de las frontera con Noruega. Este viaje se encuadra dentro del bloque de orientación y actividades en la naturaleza de educación física. Así que voy a acompañar a un grupo de 35 alumnos y 5 profesores de acampada y treking por las montañas durante 3 días. Volvemos el jueves por la tarde por lo que no habrá diario cada día. No sé mucho de lo que vamos a hacer, se que vamos a Abisko, una ciudad al norte, y desde ahí caminaremos hacia un parque nacional donde acamparemos y realizaremos diferentes actividades. Afortunadamente para mí, no he tenido que traer todo el equipo de acampada y me lo van a prestar, la ropa y el calzado si los he traído. Estoy ansioso por realizar este viaje a un lugar que dicen es super bonito y teniendo la suerte de que vamos a tener 3 días soleados.

Os contaré más a la vuelta.

Después del colegio Peter trajo todo mi equipo para mañana, fui a comprar a ICA, mercadona sueco, algo de comida para llevarme además de la comida deshidratada que Peter ha preparado para llevar, muy profesional. A continuación cogí prestada la bicicleta de Janne, por cierto que por fin me he sacado una foto con ellos para que los podáis conocer, y fui hasta Bergnäset, un barrio de Luleå situado al otro lado de la bahía por lo que tuve que cruzar un largo puente. Allí, me he encontrado con una familia encantadora. Anna y su marido Andreas y sus dos hijos me estaban esperando para tener una velada maravillosa. Anna es la hermana de mi vecina y mujer del director del colegio sueco de Fuengirola, Eva. He pasado una tarde fantástica con ellos. Es increíble lo bien que te trata aquí la gente, la sencillez, amabilidad. Estoy sin palabras de agradecimiento.

Al volver a casa en un maravilloso paseo nocturno en bici, me detuve a sacar algunas fotos de lo bonita que se veía la ciudad de Luleå desde el otro lado del puente. Ya en casa mis anfitriones estaban tomando té afuera. La temperatura tan agradable como rara en esta época del año era de 17 grados a las 21:00. Estuve un rato charlando con Janne, Meta y Mossa y me atreví a preguntar por la vida de Mossa. Una ve más el alma se te cae al suelo cuando escuchas que perdió a su madre de pequeño, que su padre conoció a otra mujer que le odiaba a él y a su hermana, que tuvieron que abandonar su casa con 9 años e ir a vivir con un amigo, emigrar solo con algunos amigos a Teherán, Irán, vivir solo bajo un puente un mes sin apenas comida ni agua, trabajar de lo que podía hasta que poco a poco fue ganando algo de dinero para poder viajar en coche a Turquía. Allí anduvo varias noches y pasó algún tiempo hasta llegar a Estambul donde se decidió después de un tiempo viajar a Europa, vía Grecia en barco, ilegal por supuesto y desde alli ir subiendo hacia el norte de Europa. Fue en Alemania donde se enteró que en Suecia había ayudas para los inmigrantes así que como pudo llegó a Suecia, Luleå concretamente donde Janne y Meta lo esperaban sin saber nada de él y acogerlo como un hijo en su casa. Ya han pasado 3 años. Sigue viviendo en esta casa, tiene un trabajo digno y contribuye con sus impuestos a hacer de Suecia un país mejor.

Para terminar la noche me he despedido de Janne que se marcha el miércoles a su cabaña en el bosque y no vuelve hasta que yo haya regresado. Ha sido una convivencia corta pero muy intensa desde el punto de vista emocional. Sin duda necesitamos más personas como él en este mundo. Que suerte tenemos de haber nacido donde lo hemos hecho.

Lunes 26 de Agosto

Parque nacional Abisko

Mapa topográfico de la zona.

Vistas del ascenso.

Nuestro palacio.

Un poco lejos no?

Pequeños manjares de la vida. Corazón de Reno seco.

Vista de nuestro campamento desde la ascensión al lago.

Río que tuvimos que cruzar para continua nuestro camino. Ojo nieve.

Zona de cruce. Primer intento.

Zona de cruce. Segundo intento.

Por fin. El ansiado lago. Mereció la pena sin duda.

Sopa de reno.

Ya en el descenso.

Lugar de cruce en el descenso.

Nuestra piscina.

Hellooooo.

Último atardecer.

Descenso del último día.

Lugar de meditación: «El viaje más largo es el viaje interior»·

Glotón.

Lemming.

Días 5, 6 y 7.

Muy buenas, para estos tres días que he estado fuera voy a hacer solo una entrada en este diario ya que todo va relacionado sobre el mismo tema.

Como todo viaje, este también comienza con el trayecto. Nosotros lo hicimos en bus. Por delante unos 430 km hasta el punto de información turística del parque nacional que a nosotros entre paradas técnicas y el almuerzo nos llevó unas 7 horas. Del camino creo que lo más interesante que os puedo contar es sobre la ciudad de Kiruna. Esta ciudad del norte de Suecia, donde nosotros paramos a comer es conocida por albergar uno de las minas de hierro más importantes del país. La industria del hierro es uno de los principales motores económicos de Suecia, hasta tal punto que tras ir expoliando la mina, se dieron cuenta que justo por debajo de la ciudad había una gran cantidad de este mineral. Pues sorprendentemente, al menos para mí, la decisión que tomaron es la de mudar toda la ciudad. Si, habéis leído bien, Poco a poco están derribando o trasladando casas y edificios desde su punto original hasta un nuevo emplazamiento justo al lado del original. Esto que parece una maravilla de la ingeniería, que lo es, tiene su parte emocional muy negativa. Más allá de las pataletas de los vecinos que no quieren perder sus lugares de vivienda habituales, te encuentras como me comentaba Peter, el director del cole, que como ocurrió en su ciudad natal donde también hay una importante mina de hierro, él no podrá llevar a sus hijos ni sus nietos a ver el lugar donde él se crió porque ahora ya no existe. En su lugar hay un enorme socavón.

Después de comer en Kiruna, proseguimos nuestro camino hasta Abisko, lo que no nos llevó más de una hora y media. Después de descargar el bus, entramos en el centro de información turístico y tras una charla de una simpática guía contándonos que podíamos y no podíamos hacer y que animales nos podríamos encontrar, comenzamos la caminata. El plan A era llegar a un lugar de acampada, al ser un parque nacional no puedes acampar donde te dé la gana, a unos 5 km río arriba. Tras una hora y media aproximadamente llegamos a dicho campamento. Una zona de acampada rodeada de arboles con instalaciones para hacerte la vida un poco más fácil, como «baños» y lugares para hacer fuego de manera segura y el río que corría cerca de donde dormiríamos, cosa muy importante ya que nuestra fuente de agua provendría de ahí. Allí nos encontramos la desagradable sorpresa que también se encontraban acampando otra escuela, esto ya lo esperábamos, y más gente allí acampada. Tras una charla técnica de los profes, decidieron que nuestro lugar de acampada sería más arriba, a un lugar donde teníamos pensado caminar al día siguiente, tres kilómetros y medio más arriba, fuera del parque nacional y de más difícil acceso. La decisión aunque polémica fue aceptada por los alumnos de buen grado y proseguimos la marcha. Tras dos horas más de camino por un terreno bastante más complicado de caminar y un poco más escarpado, llegamos sobre las 20:00 horas a la que sería nuestra casa los próximos días. Una explanada desde la que dominabas todo el valle, con una preciosa cascada con muy poca vegetación.

Tengo que mencionar la increíble suerte que he tenido con el tiempo, no me quiero ni imaginar dicha caminata con frio, viento, lluvia o todas las inclemencias a la vez, cosa bastante frecuente en esta época del año en estas latitudes. Conforme salíamos del parque nacional y proseguíamos nuestro camino hacia el campamento lo que más te llama la atención es como la vegetación es cada vez más escasa, apenas hay arboles altos, limitándose en su mayoría a arbustos lo que te hace imaginar las durísimas condiciones atmosféricas que allí se dan durante el invierno.

Una vez allí montamos nuestra tienda de campaña, para Peter y para mí un imponente tipi para 8 personas que levantamos en apenas 5 minutos y nos pusimos a cenar. Como podéis imaginar, si vas a caminar montaña arriba con una mochila cargada, es importante saber escoger las cosas que necesitas y limitar el peso al máximo. En mi caso, Peter escogió la comida. Ésta consistía en su mayoría en sobres de comida preparada a la que le añadías agua muy caliente, mezclabas bien, dejabas reposar 10 minutos y tu comida estaba lista. De esta manera te ahorras llevar el menaje de cocina, ya que con un pequeño camping gas donde calentar un litro de agua te basta, utilizando el propio envase de la comida como recipiente. Así ahorrábamos mucho peso y teníamos una importante comida con un alto aporte energético. La primera cena, pasta cremosa con carne de cerdo y verduras. Tengo que decir que no es una comida que te harías en tu casa normalmente pero para la reputación que le precede y dadas las circunstancias me sorprendió muy positivamente su sabor. Tras la cena encendimos un fuego y disfrutamos de una agradable charla antes de ir a dormir.

Ya en el saco, con una almohada improvisada resultante de meter toda tu ropa en la funda del mismo, y abrigado hasta los dientes, empecé a notar que nuestro fantástico tipi-palacio tenía algún pequeño defecto. Con la luz apagada fueron dos las ocasiones en las que noté un pequeño insecto paseando alegremente por la única parte de mi cuerpo sin cubrir, la cara. Al principio pensé que se trataría de algún mosquito, ya que habían hecho acto de presencia ya caída la noche, después caí en la cuenta que Peter había hecho un gadget anti mosquitos 100% eficaz, según él, basado en poner una vela dentro de una lata y en la parte por donde bebes colocar una pastilla de algún producto que hacía huir a los mosquitos. Además de mi confianza plena en sus métodos anti mosquitos, recordé que había pulverizado mi cara con spray anti mosquitos, por si el invento le daba por fallar. Por lo que descarté que se tratara de estos malditos chupa sangre. Fue por la mañana y ya despierto cuando me di cuenta que lo que me había estado despertando varias veces por la noche no eran mosquitos sino pequeñas arañitas. Fue ahí cuando caí en que nuestro tipi era perfecto pero no tenía suelo y dormíamos en nuestros colchones sobre la hierba lo que facilitaba el acceso de estas arañas a mi cara donde encontrarían la muerte sin piedad.

Esto no fue lo único que no me dejó dormir bien la primera noche. La segunda cosa fue que tras una hora dentro del saco con calcetines, pantalón térmico, pantalón, camiseta térmica, camiseta, sudadera, chaquetón y saco de dormir cerrado hasta la barbilla, me dí cuenta que quizás se me había ido la mano con el tema de abrigarme para el frío. Tras quitarme algunas capas y pensar en que no se podía ser más cateto, conseguí dormir algo hasta que sobre las dos de la mañana hizo su acto de presencia la tercer cosa que no me permitiría conciliar bien el sueño. La madre de todos los vientos se desató sobre aquella pradera agitando nuestro tipi de manera violenta y haciéndome pensar que de un momento a otro estaríamos durmiendo al raso, con nuestro palacio varios cientos de metros montaña abajo y yo sin la mitad de las capas de ropa con las que había empezado la noche. El hecho de que ,mi compañero de «piso» siguiera durmiendo plácidamente, me tranquilizó y permitió que siguiera durmiendo de rato en rato.

Ya en pié, en nuestra primera mañana allí, decidimos desayunar dentro del tipi ya que el viento no había amainado. Sin haber madrugado pero sin haber dormido muy bien, el día se presentaba incierto, ante lo que nos esperaba. Por delante tendríamos una jornada de trecking montaña arriba tratando de llegar a un lago al borde de la ladera de una montaña. La buena noticia es que al menos la mochila iría menos cargada, aunque tuvimos que llevar la comida y algo de abrigo. La mala noticia es que a partir de este segundo campamento los senderos desaparecían, haciendo el trecking mas complicado ya que no había un camino que seguir. Nuestro primer escollo después de caminar lentamente ladera arriba llegaría al encontrarnos con un afluente del río que teníamos junto a nuestro campamento y que, con nieve y hielo a los lados pero con una gran cantidad de agua corriendo, nos dificultaría y mucho nuestro avance. En este punto y después de caminar la rivera pedregosa del río arriba y abajo para encontrar un lugar relativamente factible para cruzarlo, fue cuando perdimos a los primeros componentes de la expedición. Un grupo de alumnos decidió volver al campamento ante la dureza de la caminata y lo que se nos presentaba justo por delante. Tras encontrar un par de puntos por donde cruzar, nos dispusimos a descalzarnos y cruzar de uno en uno con la ayuda en mitad del río de Peter. La sensación que tienes al tocar el agua con los pies desnudos no es muy diferente a la de cualquier día de verano en el atlántico. La diferencia llega a los 30 segundos de tener los pies y media pierna sumergida en la gélida agua. El dolor es insoportable pero la necesidad de asegurar los pasos, hasta llegar a las piedras donde se encontraba nuestro salvador, para no caer al agua hacía que siguiéramos avanzando como podíamos por el bien de nuestro teléfono móvil ( ni es acuático ni sabe nadar) aunque lo hubiéramos puesto en la parte más alta de nuestra mochila por si acaso. Tras pasar este escollo, llegó la parte más dura de los tres días de trecking. La ascensión se hacía cada vez mas complicada, no tanto por el terreno que seguía siendo ascendente, pero no imposible de caminar, sino porque tras pasar risco tras risco el ansiado lago que marcaría el final de nuestra ascensión no aparecía por ningún lado. El grupo se fue difuminando en una estampa curiosa de ver. Al lazar la mirada además del siguiente risco veías a los alumnos que me precedían a lo lejos caminando con la cabeza agachada en un primer gesto de pequeña desesperación. Hasta que por fin y tras varias horas de ascensión, empecé a escuchar los gritos de alegría de los alumnos, signo inequívoco de que el ansiado lago aparecía a la vista. Así fue, tras ascender al último risco que tenía delante pude ver abajo, a unos 300 metros, un lago al pie de una imponente montaña regado por lo que parecía un glaciar, aunque no lo era, formando una estampa tan hermosa como increíble de imaginar. Parecía un lugar sacado de alguna película, fue increíble pensar que en un lugar tan inhóspito, ya sin apenas vegetación, pudiera existir algo tan maravilloso.

Tras descender y contemplar de cerca el lago, rellenamos las botellas de agua y comenzamos a preparar la comida. En esta ocasión sopa de reno. Tengo que aclarar que la carne de reno está buena, pero es mucho más dura que la ternera por ejemplo. Incluso en una sopa cuesta masticarla.

Tras el almuerzo y un más que merecido descanso en aquel hermoso paraje, decidimos retomar la marcha de vuelta. Esta vez, no bajaríamos en una dirección tan directa hacia el campamento si no que trataríamos de buscar algún sitio más accesible para cruzar el río. Por ello nuestro descenso se fue escorando a la derecha hasta encontrar el río unos cientos de metros más arriba de donde cruzamos en la ida. Encontramos un lugar un poco más accesible para cruzar, en el post de las redes sociales podéis ver el video de por donde cruzaron los alumnos, yo decidí seguir a Pernilla y hacerlo por un lugar más accesible aunque todo el trayecto tendríamos que hacerlo con los pies descalzos en las gélidas aguas. Tengo que confesar que realmente llegué a pasarlo mal. Quizás fueron unos tres minutos que parecieron mil, en los que solo pensaba en avanzar, no pisar en falso con los pies desnudos sobre las piedras del fondo, no caerme y salir lo más rápido del agua que pudiera. Tarea conseguida. Volver a pisar las piedras calientes fuera del agua con los pies descalzos fue una sensación realmente placentera. Una vez recuperado el sentimiento de volver a tener pies, seguimos descendiendo hacia el campamento con un ritmo bastante bueno, lo que nos hizo alcanzarlo apenas una hora más tarde. La parte principal de la jornada había terminado, una «calurosa» y soleada impropia del lugar donde nos encontrábamos. Se ve que mi sol malagueño a decidido no dejarme solo y abandonado a las inclemencias nórdicas. Una vez en el campamento, los alumnos decidieron ir a río a bañarse ante el «calor» que hacía y tras la larga caminata. Los profesores decidimos buscar un lugar para hacerlo también. Al principio pensé que sería un «lavado del gato» rápido echándonos un poquito de agua pero cuando encontramos una pequeña piscina natural cual fue mi sorpresa que no se lo pensaron dos veces en meterse y enjabonarse, solo unos segundos, gritos mediante. Entonces «donde fueres haz lo que vieres». Allá que fui. Os podéis imaginar la sensación de dolor instantánea de sumergirte en ese agua. Subí a una piedra, me enjaboné, repetí el doloroso proceso y me dispuse a secarme tomando el sol en una enorme piedra caliente. Afortunadamente seguía haciendo calor y fue un momento de placer y relax de los mejores que encontré en los tres días.

Después del baño, cena ( pasta cremosa con cerdo one more time) y charla alrededor de la hoguera comiendo palomitas, sí esta gente es capaz de hacer palomitas sin problemas, y marshmallow, nubes de toda la vida en la hoguera, muy buenas por cierto.

La noche fue un poco mejor que la anterior. De los tres problemas que me impidieron dormir la primera noche, el de la ropa quedó solucionado durmiendo solo con la ropa térmica y la chaqueta, el de las arañitas con algo de ropa y la mochila improvisé un pequeño suelo alrededor de mi colchón lo que resultó una medida 100% eficaz, pero el tercero de los problemas volvió a hacer acto de presencia sobre las 3 de la madrugada. De nuevo un fuerte viento que sacudió la tienda de campaña muy fuertemente pero sin llegar a derribarla.

A la mañana siguiente tocaba madrugar. Acorde con el plan de los profes, a las 8 de la mañana todo el mundo debía estar listo para emprender la marcha de regreso. En nuestro caso nos despertamos a las 6:15. Desayunamos, hicimos la mochila, sin dificultad en mi caso para mi sorpresa, recogimos nuestro palacio y esperamos a que los alumnos lo hicieran. El descenso lo haríamos en grupos. Un primero salió a las 7:40 con Pernilla y los alumnos que previsiblemente lo harían más despacio. Yo salí en el segundo grupo con Peter. Y un poco más tarde con los que tardaron más en tener sus cosas lista lo hicieron Kicki y David. Por cierto no he mencionado a David hasta ahora. Profesor de Geografía e Historia del cole, excelente persona que se ha encargado de que todo el mundo, incluido yo mismo, estuviera bien en todo momento. Sin duda uno de los líderes de la expedición.

Nuestro descenso fue muy rápido. Lo hicimos en una primera parte en grupo uno detrás de otro pero una vez alcanzado el primer campamento y ya con una senda señalizada que seguir Peter nos dejó que avanzáramos cada uno al ritmo que quisiera. Este, siempre discurriendo paralelo al río, me llevó tras algo menos de dos horas de camino a nuestro punto de partida en el punto de información turística del parque nacional de Abisko, donde tras un merecido helado y tras esperar que todo el mundo regresara retomamos la marcha.

Antes de terminar esta entrada me gustaría hablaros de la fauna. A pesar de que seguramente hay muchísima, fue un poco decepcionante ver tan solo un reno en la cima de una ladera en nuestro camino al lago. La explicación por lo visto tiene dos vertientes. La primera es lo inhóspito del lugar y la segunda el fuerte olor que desprendían 40 personas juntas que seguramente alertaron a cualquier animal que anduviera cerca. Por si alguien le interesa diré que entre la fauna que habita este paraje, tanto dentro como fuera del parque nacional, se encuentran un gran número de aves rapaces nivales, osos, renos, alces, lobos (muy pocos), zorros, zorros nivales, linces, todo tipo de nutrias y de la familia de los visones y las estrellas del lugar Glotones (wolverines) depredador insaciable y los lemmings. Sobre estos últimos, roedores a medio camino entre una cobaya y una rata, me gustaría comentaros algunas cosas. La primera es que Peter me contó que debíamos estar agradecidos de no ver ninguno. Por lo visto estos roedores se acercan sin miedo a los campamentos para robar comida y se pueden mostrar agresivos como si tuvieran el cuerpo y las mandíbulas de un pitbull. También leí que existen años de lemmings. Cada x años sin saberse porqué, aparecen muchos de estos animales en lo que se llama año lemming, pero no vuelven a aparecer hasta unos años más tarde. Hace años un año lemming se daba cada cuatro años y ahora sin saberse porqué solo cada diez años. Adjunto fotos de algunos animales para que los conozcáis.

Para terminar nuestra aventura nos esperaban unas 5 horas de autobús de regreso a Luleå.

He tratado de resumir y comentar lo más significativo de mi viaje. Pero evidentemente no está todo. Ha sido una experiencia increíble tanto por los compañeros de viaje como por el lugar tan impresionante e imponente en el que hemos vivido estos tres días.

Si a alguien le gusta este tipo de experiencias y alguna vez se encuentra por la zona que no dude en acercarse a este paraje natural y disfrutarlo.

Jueves 29 de Agosto

Mi sol malagueño haciendo acto de presencia.

Playa de una de las islas donde paramos.

Día 8.

Ya se ha cumplido una semana desde que estoy aquí. Hoy no teníamos colegio, ya que el centro decidió dar el día libre a los estudiantes y profesores que habían ido de acampada. En mi caso, como la profesora de educación física y la de español vinieron al viaje y no estarían en el centro no tenía clases a las que asistir. Por lo tanto decidí dormir un poquito más que los días anteriores aprovechando lo mucho que echaba de menos un colchón, dediqué la primera parte de la mañana a terminar el diario de los días anteriores y fui al colegio a comer con Peter. Allí planeé cual sería mi plan del viernes. Embarcarme en un viaje alrededor del archipiélago de Luleå.

El viajecito duraría unas 5 horas. Es un trayecto que suelen utilizar las familias de Luleå para ir a sus casas de verano en las islas del archipiélago. A modo de taxi, el barco iría parando en las diferentes islas dejando pasajeros hasta finalmente volver a Luleå.

Al principio no prometía mucho el viaje porque antes de subir al barco estaba nublado e incluso con un poco de niebla, lo que no me permitiría apreciar demasiado el paisaje. Pero mi sol malagueño no volvió a defraudarme y abandonarme a mi suerte y nada más comenzar el viaje hizo acto de presencia. EL trayecto, aunque algo movidito en algunos tramos, fue muy agradable, dejándome ver paisajes de postales. Aquí os dejo algunas fotos aunque como ya sabréis muchas veces las fotos no hacen justicia a lo que se quiere retratar.

Una vez de vuelta en tierra a las 22:00 me decidí buscar un sitio para comer. A estas horas el 90% de los restaurantes están ya cerrados incluso un viernes noche. Por no hablar de las calles que parecían sacadas de una peli de terror. Pero di con uno rápidamente, comí algo y volví a casa caminando.

Aprovecho que esta entrada es más cortita para comentaros cosas diferentes. Como supongo sabréis Suecia no esta dentro de la zona Euro y tiene su propia moneda, la Corona. Antes de venir preguntando a los amigos y familiares suecos que tengo les pregunté por cambiar euros a coronas y me dijeron que ni se me ocurriese. Que aquí en todos lados se pagaba con tarjeta o con el móvil ya sea por apple pay o similar o por Swish. Así que hice caso y no cambié ni una sola moneda. Aunque al principio vienes un poco preocupado por si tu tarjeta o el móvil no funcionan, aún no he encontrado ningún sitio donde ambos métodos no sirvieran y he de confesar que no he visto aún después de 8 días ni una sola moneda ni billete. Todo el mundo incluso ancianos y estudiantes pagan con tarjeta o el móvil. Ellos tienen además el sistema swish. Es una aplicación móvil que engloba lo que en España sería el pago por el móvil y el sistema bizum. Con esta aplicación vinculada a una cuenta, puedes pagar en establecimientos (cada establecimiento tiene un código swish) haciéndole transferencia instantáneas o a particulares (tipo bizum) de manera inmediata. Se podría decir que la corona sueca es casi como una moneda virtual.

Viernes 30 de Agosto

Día 9.

Muy buenas, como todo buen fin de semana que se precie, tiene que haber deporte en él. En mi caso y en el día de hoy, he podido disfrutar de un partido de Champions League de Hockey sobre hielo.

Por la mañana y después de realizar algunas tareas domésticas, decidí dar un paseo por el centro ya que había una feria de comida internacional. Cuando llegué a la calle donde estaba instalada quedé muy sorprendido con la cantidad de personas que había en ella y me pregunté donde se habrían metido estos 8 días atrás. Pero bueno, tras la comida decidí ir caminando al pabellón donde tendría lugar el partido. Allí, había quedado con Anders, profesor de música del colegio que se había ofrecido a acompañarme al partido.

El deporte en sí lo conocía pero nunca había visto un partido de hockey en directo. Es mucho más divertido en directo que en la televisión. Hay muchos matices que se pierden por la tele, como la cantidad de sonidos que se desprenden del propio juego como golpes, lanzamientos, choques… ha sido alucinante. El resultado del partido para mí era lo de menos, aunque ganó el equipo de Luleå. De todo me quedo con el increíble espectáculo de luz y sonido que hicieron antes de comenzar el partido y para presentar al equipo local. Es de las cosas más chulas que he visto en un recinto deportivo. En mis perfiles de redes sociales los he colgado por si alguien quiere verlo.

Después del partido ,caminé hasta el centro hasta un sport bar donde «cené» algo ( 6 de la tarde), vi algo de fútbol en la tele y volví a casa caminando.

Sábado 31 de Agosto

Día 10.

Hoy domingo ha sido uno de los días más tranquilos. Por la mañana, volví a quedar con Anna y Andreas, los familiares de mis vecinos en Fuengirola. Me invitaron a presenciar un torneo de fútbol de su hijo pequeño Frank. Ha sido muy divertido, aquí cundo son tan pequeños, 6 años, juegan una especie de fútbol 3×3 sin portero super divertido. Me llamó la atención no solo el buen ambiente que reinaba entre padres de todos los equipos sino también que el resultado no se contaba. Evidentemente los árbitros si lo hacían pero no escuché ni una sola vez a niños, entrenadores o padres decir el resultado en voz alta.

Después de una agradable mañana volví al centro de la ciudad, almorcé hice algunas compras y como no se presentaba ningún plan interesante y amenazaba lluvia decidí entrar al cine.

Domingo 1 de Septiembre.

Rörelserummet (sala del movimiento)

Aula de música

Cada pizarra tiene una pequeña agenda semanal así como un espacio dedicado a lo que se va a hacer en clase y que van a mejorar o trabajar con lo que se va a hacer.

Día 11.

Comienza mi segunda y última semana de clase. Al igual que el lunes pasado, he acompañado a la profesora de educación física y a la de español durante sus jornadas. Primero a las 8 de la mañana asistiendo a la reunión semanal de lo que ellos llaman «equipos» (todos lo profesores pertenecen a un equipo) donde tratan sobre todo problemas no académicos que tienen algunos alumnos y buscan soluciones para ayudarlos. Además realizan un seguimiento de si las medidas que se han tomado anteriormente están funcionando o no.

Hoy por primera vez he asistido con una clase a lo que ellos llaman sala del movimiento. Una sala de unos 140m2 donde realizan algunas actividades físicas que no impliquen mucho desplazamiento.

Con los cursos más mayores hemos tenido clase teórica sobre orientación en el medio. La orientación como sí es un bloque de contenido muy importante en el currículo de secundaria de educación física. Esta semana llevaran a cabo las primeras prácticas fuera del colegio.

También he visitado el aula de música. Cualquiera que conozca un poco la cultura sueca sabrá la importancia que se le da a la música en la sociedad. En el colegio no iba a ser menos. No solo tienen una sala de música increíblemente bien equipada sino que en el hall del colegio hay un piano y una guitarra a disposición del que guste y en cada clase e incluso en los pasillos del cole hay una guitarra por si alguien quiere tocarla en los ratos libres.

Lunes 2 de Septiembre.

Mjölkuddsberget (entrada al bosque donde dimos todas las clases del día)

Los alumnos llegaron en bicicleta

Plano de orientación

Circuito de fuerza.

Celebración de mi cumple en casa de David.

Día 12.

Este martes no es un día cualquiera para mí. Cumplo 36 años y por segundo año consecutivo lo paso alejado de mi familia. No es algo por supuesto de lo que alegrarse sino todo lo contrario pero bueno lo celebraremos a mi vuelta.

El día comenzó fuera del colegio en un pequeño bosque a unos 15 minutos caminando del cole. Una de las cosas que te llaman más la atención del sistema educativo sueco es la libertad que tienen los estudiantes de secundaria y sobre todo bachillerato para entrar y salir del centro sin profesores. De hecho la profesora los había citado en este bosque del que os hablo, dimos la clase y después volvieron solos al colegio y nosotros nos quedamos en el mismo sitio esperando a que la siguiente clase viniera. Para que mis compañeros de cole se hagan una idea es como si yo cito un día de clase normal a los alumnos en el parque de El Morlaco a las 8:00, llegan por sus medios allí, doy la clase, les dejo tiempo para que vuelvan al cole para la siguiente clase y yo me quedo allí esperando a la siguiente clase que sale del cole y viene caminando o en bici hasta donde yo estoy. Esto a día de hoy es completamente impensable en España.

Como acabo de comentar nos pasamos la jornada en un bosque cercano donde los alumnos de 8º realizaron una práctica de orientación (la orientación en sí misma es un bloque obligatorio a impartir en la educación física en Suecia) y los de 7º realizaron una clase de entrenamiento de fuerza y resistencia consistente en carreras por el carril que rodea todo el bosque (unos 3 km), subida y bajada de cuestas, circuito de fuerza… un entrenamiento bastante completo, en plena naturaleza y sin material adicional para los ejercicios de fuerza como colchonetas, todo el mundo al suelo del bosque y allí no protestó nadie.

Uno de los puntos que sigo corroborando aquí y que más me llama la atención en todas y cada una de las interacciones profesor alumno, independientemente de la asignatura, es el reforzamiento positivo. No he visto todavía a ninguno de los tres profesores que he observado dar clase o interaccionar con los alumnos corregir o acentuar los errores aunque solo sea para explicarle como se hace bien. Por el contrario encontré muchísimo refuerzo positivo, ánimos y gestos empáticos hacia el alumnado. Al finalizar el diario trataré de explicar mis conclusiones y aspectos que más me han llamado la atención en el plano puramente académico para que los que están leyendo este diario y no sean profesores no tengan que leerlo si no les apetece.

En mitad de la jornada caminamos al colegio a comer para después volver al bosque y seguir con las clases hasta las 15.30.

Ya por la tarde habíamos quedado para cenar, los profes que fuimos al viaje de acampada, en casa de David. Encargamos comida India para llevar, aproveché para comentarles que era mi cumpleaños y pasamos una tarde magnífica.

Martes 3 de Septiembre.

Día 13.

Muy buenas, hoy ha sido un día bastante tranquilo. La profe de educación física no trabaja los miércoles así que gracias al contacto que me ha conseguido Peter, he ido a pasar un par de horas a otro centro de la ciudad donde imparte educación física y español Blai. Blai es un chico de Barcelona que lleva 4 años viviendo en Luleå. Se vino a Suecia siguiendo a su pareja, ingeniera, que tras un erasmus universitario le habían ofrecido primero una beca de doctorado y después un trabajo. Ya sabéis, esa manía que tienen los países de nuestro entorno de aprovecharse y quedarse con el talento formado en España. Con la de trabajo y oportunidades que tienen los universitarios españoles en España.

Nada más llegar Blai comenzó a entrenar a un equipo de fútbol femenino, tarea que ya realizaba en España, en su primer año se puso un poco las pilas con el idioma y al segundo año comenzó a dar clases. Primero en un centro privado concertado como en el que estoy yo haciendo este proyecto y desde hace dos años en un centro público. Comentar que el sistema de contratación de profesorado tanto en colegios públicos como privados se basa en publicación de vacantes por parte del ministerio de educación sueco, solicitud de plaza y es el director del centro el que elige el profesor de todos los que le manda el ministerio. No existe el sistema de oposiciones y funcionariado público con tu plaza para toda la vida, te pueden despedir aunque me confiesan que es casi imposible que lo hagan y debería estar muy bien justificado. Es más son los profesores los que se mueven mucho de centro, porque les ofrezcan mejores condiciones o por el motivo que sea.

La diferencia que si he visto con respecto a los colegios privados o públicos son las instalaciones. Los centros privados suelen tener peores instalaciones deportivas, pueden hacer uso de algunas públicas y los centros públicos suelen tener cerca una instalación deportiva gigantesca que comparten. En vez de gastar dinero en hacer instalaciones deportivas para cada centro, hacen una inmensa, pública y que cualquier ciudadano podría alquilar por la tarde, que comparten varios centros. Hay un sistema de coordinación de las horas de educación física de todos los centros brutal por parte de la propia instalación de manera que el profesor una vez tiene su horario recibe por parte de la gestión de la instalación deportiva un cuadrante de uso de instalaciones de todo el año, adaptando el profesor su programación a las instalaciones que le toquen cada semana. Así de primeras parece un lío pero cuando lo ves, te lo explican y te cuentan como funciona solo le vez ventajas. Otra ventaja inmensa es que el material deportivo permanece en las instalaciones, siendo el propio ente público el que se encarga de reponerlo, estando todo a disposición del profesor desde balones hasta patines de hielo, pies de gato para escalar, esquies de fondo y un largo etcétera. Este centro deportivo en concreto además de instalaciones de todo tipo exteriores, disponía de dos pistas interiores completamente equipadas, salas de actividades dirigidas de todo tipo y una sala de aventura de la cual os comparto foto para que flipéis de la misma manera que yo lo he hecho. Solo he visto una vez una instalación de este tipo para escolares y fue en Chicago, pero bueno en USA juegan otra liga en cuanto a instalaciones deportivas educativas.

Los detalles técnicos de mi conversación con Blai los explicaré al final para aquellos que no les interese mucho no tengan que leerlo pero es muy interesante la comparativa entre ambos sistemas educativos.

La verdad que ha sido una gozada poder hablar con Blai y poder conocer algunos detalles pormenorizados que solo puede saber una persona que ha trabajado en ambos sistemas educativos.

Tras la charla estuve caminando por el centro, comí algo y volví a casa a empezar a recoger las cosas que mañana es un día largo y ocupado y es mi último aquí.

Miércoles 4 de Septiembre.

Únete a la discusión